sábado, junio 14, 2008

PoReGuEtA


Principio de mes, Paqui, está pendiente de que NO le confirmen una dolencia en el corazón.
Martes de principio de mes, mi ginecóloga me informa de que antes de fin de mes, tendré que tumbarme en la mesa de operaciones.
Miércoles, mitad de semana, no sólo no puedo dormir, sino que me crecen problemas por todas partes y en el trabajo me crecen los enanos.
Jueves de mediado de mes, por la tarde, mi médico me manda a urgencias, pues corro el riesgo de tener una apendicitis.Mismo jueves por la noche, DAvid, tiene un accidente con la moto, afortunadamente no lo tienen que intervenir y todo queda en un susto. Mientras, Marina, está en la cama con casi 40 de fiebre.
...Sábado...escribo todo esto, porque pienso que dentro de...¿poco?...esto no será más que una anecdota....ufff¡¡¡ espero...

8 comentarios:

ferfo dijo...

Ay esas horas, días en que los imprevistos no tenían cabída ni en las peores fantasías!!!

Ánimo con chupito de buena suerte

Besotes

GLAUKA dijo...

Cruzaremos los dedos por ello.

Hay veces que vienen todas juntas, pero ya verás que se pasarán. No hay tormenta qeu cien años dure ... dicen, no estoy muy segura ;)

Churra dijo...

Joper mi niña, tranquilidad, se quedará en una anecdota de esas que se cuentan al hablar de las rachitasque son como para meter la cabeza en el suelo .
Un beso

ybris dijo...

Seguro. Una anécdota como tantas en la vida.
Lo que no quita que mientras aún no lo es se necesiten unos ánimos del calibre de los que sin duda tienes.

Así que un beso muy animoso.

Anónimo dijo...

Bueno paciencia, que poco a poco se arreglan las cosas, eso si, no te olvides de soñar.
un saludo

Fernando Sarría dijo...

espero que todo haya sido eso...una anecdota cabrona..besos dulces guapa.

Alberto dijo...

Atribuimos a la casualidad nuestras desgracias, nunca nuestra prosperidad.Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido...

Un abrazo, y espero que quede en una anecdota.

dEsoRdeN dijo...

la vida va por ciclos, y parece que ahora nos toca vivir uno de malo...
abrazo