martes, marzo 20, 2007

Os Cuento Un CuentO


Érase una vez, un señor que tenía tres hijos. Dicho señor, era ya muy mayor, y sentía que su muerte estaba ya cercana. Por eso, una mañana llamó a sus tres hijos y les dijo:
- Hijos, siento que mi vida está llegando al final, por eso he decido otorgaros lo poco que tengo, pero hay un problema, mis pertenencias no se pueden dividir, así que, he decidido que le entregaré mi herencia al que sea más listo. Aquel que consiga llenar la casa con lo que compre será el que reciba mi legado.

Los tres hijos, se pusieron manos a la obra. Uno de ellos, cogió sus ahorros y compró muchos sacos de plumas. LLegó a casa, abrió los sacos y los esparció por toda la vivienda, pero fueron insuficientes, pues no llenaron el hogar.
Llegó el segundo, y trajo ladrillos, pero sólo pudo llenar el suelo con éstos.

El tercer hijo, ni siquiera había salido a comprar nada, había preferido quedarse en casa con su padre a pasar el día y el padre extrañado le preguntó:
- Hijo, tú no has traído nada ¿no quieres mis pertenencias?
- Sí padre, pero prefiero esperar contigo a que llegue la noche.
Al fin llegó la noche, se sentaron todos alrededor de la mesa, y el tercer hijo sacó algo de su bolsillo. El resto de la familia, se quedó un poco decepcionada: - ¿una vela?...No, si siempre ha sido un poco tonto...se decía un hermano a otro.
Entonces, éste con cuidado, encendió una cerilla, y prendió la vela, y ...toda la vivienda se llenó de una gran luz, dejando a la vista la gran sonrisa de su padre.

Y es que a veces, los que mucho desean, les falta mucho, y los que no desean nada, lo poseen todo.

y colorín, colorado...quien no se levante tiene el culo cagado.

7 comentarios:

Fernando dijo...

No sólo es lo mejor la vela es también lo que much@s necesitamos..luz!, pero no siempre los ojos saben descifrar lo que ven... hace falta tener la paciencia del tercer hermano y saber que el tesoro más importante a veces es lo más humilde y cotidiano...besos dulces.

churra dijo...

Caramba Dulcinea , cuento con moraleja y todo...
Me aplico el cuento guapa .
Muchos besos

humilde dijo...

....jajajaja.... final escatológico aparte, siempre me han gustado los cuentos con moralina al final.... muy bueno, si señor....

valeria dijo...

Ingenioso el hijo, desde luego...
Hay gente que llena un espacio de luz solamente con su presencia, no crees?
Un beso, dulcinea

libertad dijo...

Los que no desean nada, lo poseen todo...Sí, qué difícil es no desear nada, pero seguramente es así. Ejemplo a seguir.
Un beso fuerte

Arcángel Mirón dijo...

Me encantan los cuentos y fotos que hablen de luz.

Una de mis citas favoritas es "sabiendo que todo se apaga insistirás alumbrando".

:)

pepe dijo...

Para que pienses un ratito, mira a ver como encaja esto en lo que acabas de contar:

"No desees lo que está fuera de ti"
Lenoardo da Vinci.

"Amo a los que desean lo imposible"
Goethe