martes, octubre 23, 2007

¿Quién se ha llevado mi queso?




Gracias, B, por recordarme esto.

La vida no es ningún pasillo recto y fácil
que recorremos libres y sin obstáculos,
Sino un laberinto de pasadizos,
en el que tenemos que buscar nuestro camino,
perdidos y confusos, detenidos,
de vez en cuando, por un callejón sin salida.

Pero, si tenemos fe, siempre se abre
una puerta ante nosotros;
Quizá no sea la que imaginamos,
pero si será, finalmente,
la que demuestre ser buena
para nosotros.

Fragmento del libro: ¿quién se ha llevado mi queso?


6 comentarios:

ybris dijo...

Muy cierto. La fe nos abre puertas.
Lo importante es investigar qué hay tras ellas.

Besos

Viuda de Tantamount dijo...

Estaba bien el libro...te has quedado con uno de los mejores pasajes¡¡

Molaba más el titulo del Monje y el Ferrari....simlares en contenido.

Siempre viene bien un recordatorio del poder de la fe...


B x C

Stones dijo...

Yo te recomiendo "Dios vuelve en una Harley" a mi me gustó mucho.

no dijo alguien que cuando se cierra una puerta se abre una ventana?

A ver si tengo un rato y te mando un trocito de texto de Donde el corazón te lleve de Susanna Tamaro

libertad dijo...

A veces nos olvidamos de cosas que ya sabíamos. Y sí, viene como agua de mayo traerlas al presente para seguir confiando. La confianza no se puede perder nunca.
Muchos besos!

desorden dijo...

Lo importante es exprimir lo bueno de lo que tenemos, y no perder el tiempo en lamentar lo que NO tenemos

peterpanpais dijo...

Qué razón tiene. Me recuerda a eso que dicen: cuando una vida se extingue otra llega.