miércoles, diciembre 27, 2006

CaríCia TiBiA

Reconozco que al final me dejé acariciar.
No me gusta nada que me manden, mucho menos que me impongan las cosas por real decreto. Por eso odio tanto que haya un día en el año, en el cual, y porque sí, tenga que dar besos a personas que igual no he visto en los 364 días restantes a ese día, (con lo que yo odio dar besos así porque así...aggg) y hacer regalos de esos invisibles que ahora están de moda a otros con los que no me apetece ni siquiera irme al cine a ver una de ROMANOS... aysssss me supera en muchos momentos.
Pero...no sé yo porqué, igual es porque ha hecho frio, (aunque yo creo que fue el vinito y sus aromas), pero el caso es que al final, y a pesar de los excesos, me alegré de que haya un día y su noche para poder utilizarlo como excusa, y disfrutar de los que están y añorar a los que ya no están.
Y lo reconozco, al final me dejé acariciar, y hoy mientras canturreaba hasta me he puesto el perfume que me regaló mi amigo invisible....

13 comentarios:

terminus dijo...

Vaya peligro el vino... cuidado con el.

Un beso

Edu

desorden dijo...

¿El perfume de un amigo invisible es inoloro?

Anónimo dijo...

claro que sí, si algo bueno tienen estos días es que son una buena excusa para hacer el esfuerzo de ser un poquito más felices

(aunque necesitemos la colaboración del vinito)

va el abrazo

ybris dijo...

Menos mal que aún quedan días que nos permiten dejarnos acariciar.
Porque hay que ver lo que se va uno perdiendo por no encontrar el momento y la persona.
Por lo menos para los sobones como yo.

Aquí mi caricia cibernética.

GLAUKA dijo...

No puedo estar más de acuerdo, en todo.
No me gusta eso de besar por besar y menos aún tener que "uerer" por decreto ley, pero en el fondo creo que me alegro de que haya que hacerlo un día por narices, porque de alguna manera es un recordatorio, si lo empleas bien, puede servir para besar y querer sólo a quienes quieres habitualmente pero no lo demuestras.
Lo del amigo invisible ya como que paso, que lo que tu dices, seguro me toca con ese al que no puedo ver ni en pintura ;).

Un besazo, porque sí, porque me apetece.

Fernando dijo...

Ja!, ya sabía que eras una sentimental...pero a veces estos días descontrolan hasta las rocas más duras...la Navidad tiene ese doble filo que siempre acaba por jodernos o dejarnos acariciar...un beso de buena compañía Dulci...y una sonrisa mujer!

ahhh dijo...

Si es que en el fondo somos todos unos tiernos....

(afortunadamente)


besos

humilde dijo...

....se dice que son las fechas, el alcohol.... haberlas hailas, no?.... ;)

Paradoxus dijo...

¿Una noche a veces hipócrita para ver a esa parte de la familia a la que nunca ves? A veces es mejor una que ninguna; viva la hipocresía y el vino en el que la ahogamos para dar paso a buenos momentos no esperados.
Leyendo tu post he recordado lo que le dije el 25 a todo el mundo que me deseaba una feliz navidad: "¿Se puede saber qué celebras hoy?"
1saludo

libertad dijo...

Estoy contigo: no soporto nada por decreto y soy especialmente susceptible a que me manden...pero es un alivio que todavía queden días que nos permitan acariciar. Yo también soy un poco sobona Ybris, lo confieso.
Un besazo

Isthar dijo...

Si es que al final resulta muy complicado escapar de esta trampa a la que nos someten cada año las navidades ;)

Anónimo dijo...

Coincido con eso de que en el fondo somos tiernos, si no ¿De qué se iba a sostener el chiringuito?

Un besito.

mixtu dijo...

perfume invisible o amido invisible...

carícias... reales

beijinhos