miércoles, mayo 23, 2007

ArriTmiA RaCioNaL



Pese a lo que digan las canciones, pese a la "lógica" de la vida, a veces 0.1, es más que 0.9.

Si tienes un 0.1 de probabilidades de que ocurra algo, pueden pasar dos cosas, o que te relajes porque pienses que eso no puede ocurrir, o que te ocurra, porque puede ocurrir.

Si te ocurre, y es algo negativo, "lo normal", es que sufras una primera fase que los psicólogos llaman NEGACIöN y a la que le sucederán diversas fases más (negociación, enfado....).Si no te ocurre, pensarás, que ha sido lo esperable y lo deseable en muchos casos.

Sin embargo, a veces y aunque pueda no resultar lo "normal", el hecho de que ocurra ese 0.1, puede ser más probable y más posible, que ese 0.9 restante.

Y es que, posiblemente, ese hecho con solo esa nimia probabilidad, te marcará otro destino, muy diferente al que probablemente te esperaba o al "esperable". (Porque nadie sabe, al fin y al cabo lo que va a pasar después).
El caso, es que, desde mi ignorancia, porque no sé lo que pasará mañana, me rendiré a ese "placer darwiniano" al que nos somete la vida a veces, y lo disfrutaré, porque igual, lejos de apartarme de mi camino, lo que hace, es llevarme a mi propio encuentro, aunque solo sea en un 0.1 %. ¿Quién lo sabe?

8 comentarios:

Fernando dijo...

Sea lo que sea..aquí estaremos..un beso

ybris dijo...

A veces se hace normal lo que es muy poco frecuente quizás tanto por el excesivo temor como por el excesivo deseo.
Pensaba en algo parecido cuando, en estos días previos por aquí a las elecciones municipales y autonómicas, me preguntaba cómo es posible que algo como el terrorismo, con una probabilidad calculada de afectarnos directamente parecida a la de que caiga un meteorito en un radio de 100 metros alrededor de nosotros ha llegado a ser la primera preocupación de los españoles.
A veces la razón es poco razonable.

Besos

libertad dijo...

Sí, es verdad lo que dices...Mira la lotería de Navidad. Las probabilidades de que nos toque son ínfimas y sin embargo, la gente juega y juega llevados por la ilusión...Y otras cosas que son mucho más probables, las dejan al margen. Es como si nosotros mismos utilizaramos esos porcentajes a nuestro antojo. Sí, uno nunca sabe. Y eso, esa impredecibilidad forma parte del encanto de la vida y de lo inesperado.
Un besazo

Edanmir dijo...

Creo que con nuestros actos, muchas veces sin darnos cuenta, aumentamos el porcentaje para que al final nos ocurran cosas improbables. Salu2.

ahhh dijo...

Lo improbable puede tener más fuerza que lo probable precisamente por eso. Por ejemplo, para un hipocondríaco, la posibilidad de padecer un enfermedad, aunque sea bajísima, que convierte en un sufrimiento, mucho más fuerte que la más que probable posibilidad de no padecerla.

La sóla posibilidad de algo que desamos,por remota que sea puede servir de motor para ponernos en marcha. Será cosa de la ilusión, y esa no entiende de porcentajes ni probabilidades.

desorden dijo...

Justo ayer me pasó una de esas situaciones que sólo tenía un 0'00000000000000000000000000000001 de posibilidades de ocurrir... el azar es terriblemente tocahuevos a veces!
un beso dulce, dulci

Viuda de Tantamount dijo...

Y para las de letras puras...sabes si pueden contar lo mismo con un aforismo??

En cuanto veo dos números juntas, me lio...


B x C

glauka dijo...

Hubo una época en que pensaba que era imposible que las cosas fueran a peor, y lo hicieron nada más y nada menos que 3 veces ... te aseguro que la gente no daba crédito, era imposible tal cúmulo de cosas en tan corto espacio de tiempo, menos de 0,1% y sin embargo, así fue. Asique no me fío ni un pelo de las probabilidades, como comprenderás.
Supongo que también puede suceder al revés, pero eso no lo he comprobado empíricamente, una pena.
Y sí, esa probabilidad tan nimia, puede cambiar toda tu vida, en mi caso, así fue. Ya sabes lo del aleteo de la mariposa ...